Instalación de aire acondicionado: guía definitiva

La instalación de aire acondicionado es un servicio altamente solicitado por pequeñas, medianas y grandes empresas que buscan aumentar la comodidad de sus espacios laborales. Y es que, mediante un sistema HVAC, es posible crear un ambiente idóneo que favorezca la eficiencia y aumente el bienestar tanto de trabajadores como de clientes. No obstante, a pesar de que son equipos indispensables (sobre todo en las regiones áridas y húmedas), no muchos técnicos están capacitados para montarlos apropiadamente. ¿Sabes por qué?

En el caso de un aire acondicionado tipo minisplit, el modelo más común dentro de oficinas, remolques, bodegas, locales comerciales y hoteles, encontramos piezas delicadas que tienden a dañarse si no se les da un tratamiento correcto. Además, dado que en su sistema ocurre un constante flujo de líquidos y gases, su montaje exige conocimientos especializados que garanticen su funcionalidad y prolonguen su vida útil. Y desde luego, el trabajo de instalación de aire acondicionado, si bien requiere en gran parte de las herramientas de trabajo básicas, precisa también de instrumentos especiales para prevenir el deterioro del equipo, corregir sus fallas y optimizar su operación.

Si estás pensando en incorporar un minisplit a tus espacios de trabajo, sabes que tu primera tarea es contratar a una empresa profesional que pueda brindarte soporte técnico personalizado antes, durante y después del proceso. Por eso, hoy te compartimos nuestra guía definitiva sobre instalación de aire acondicionado, a fin de que puedas elegir el mejor servicio de colocación y asegurarte de que en el proceso se cumplan los requisitos básicos de calidad y seguridad. Sigue leyendo.

Instalacion-de-aire-acondicionado-en-mexico-areas-industriales

Para montar un minisplit, son necesarios ciertos componentes e insumos, los cuales permitirán realizar el trabajo con limpieza y rapidez. En primer lugar, están las piezas fundamentales para el funcionamiento del equipo, las cuales se incluyen en el empaque de cualquier modelo nuevo. Sin embargo, si adquieres un equipo de segunda mano, asegúrate de que tu proveedor te entregue todos los elementos esenciales del equipo:

  • Unidad exterior (las unidades nuevas vienen prellenadas de líquido refrigerante).
  • Unidad interior con placa de sujeción.
  • Filtros.
  • Tubo refrigerante de cobre
  • Tubo de desagüe para agua condensada.
  • Cable de alimentación eléctrica.
  • Mando a distancia (puede incluir soporte).
  • Manual de montaje.

Por otra parte, como hemos mencionado, tu instalación de aire acondicionado requiere de un juego de herramientas mixto que engloba desde el conjunto básico hasta algunos dispositivos especializados que, por lo general, sólo poseen técnicos cualificados para utilizarlos. Por lo tanto, cuando contrates a una empresa para la colocación de tu equipo, podrás notar que a lo largo del proceso emplea:

  • Juego estándar (martillo, desarmadores, llaves allen, etc.).
  • Flexómetro.
  • Tornillos y taquetes (el diámetro dependerá del modelo a instalar).
  • Nivel de mano.
  • Rotomartillo.
  • Taladro.
  • Brocas (el diámetro dependerá del modelo a instalar y del material de tu muro. Por lo general, las brocas para hormigón son las más adecuadas para este proceso).
  • Abocardador.
  • Corona perforadora de 65 mm.
  • Bomba de vacío.
  • Árbol de carga con manómetro y vacuómetro.

En cuanto a los materiales imprescindibles, te recomendamos que, antes de la sesión de montaje, converses con el personal técnico a cargo de ejecutarlo, a fin de que en su lista de insumos se encuentren los siguientes elementos:  

  • Soporte para la unidad exterior.
  • Amortiguadores de goma.
  • Masilla.
  • Cinta de embarrilado.
  • Tubería PVC (recta y dos codos, de 90 y 30 grados respectivamente).
  • Espuma de poliuretano.
  • Aislante de radiador.
  • Canaleta de plástico.

Una vez que te hayas asegurado de que cuentas con todo lo necesario para realizar una instalación de aire acondicionado exitosa, es hora de comenzar el procedimiento. Te aconsejamos que durante el proceso saques provecho de la empresa profesional que contrates y te apoyes en su conocimiento y experiencia para tomar cada decisión, así como para resolver todas las dudas que tengas al adquirir tu equipo, elegir dónde colocarlo y planear un eventual servicio de mantenimiento.

Instalacion-de-aire-acondicionado-en-mexico-en-urgencia

Para la unidad interior, elige un espacio amplio, apartado de la luz directa del sol y otras fuentes de calor, y libre de tuberías, cables o muebles que puedan dificultar los procesos de instalación y mantenimiento. Recuerda que el equipo deberá estar al menos a dos metros por encima del suelo, con mínimo 30 centímetros libres a cada lado y entre 15 a 10 centímetros alejada del techo.

Respecto a la unidad interior, toma en cuenta que, por cuestiones de seguridad, no podrás colocarla sobre tu fachada. Considera que del interior de tu inmueble saldrá el cable de suministro eléctrico, la tubería de cobre para el refrigerante y el tubo de desagüe, por lo que la zona donde la instalarás deberá contar con espacio suficiente para albergarla sin obstruir la circulación ni dificultar futuras intervenciones técnicas.

Finalmente, cerciórate de que no haya ninguna antena o conexión eléctrica a menos de un metro de tu equipo, ya que podrían causar interferencias en su funcionamiento. Asimismo, apóyate de un detector de metales para localizar tuberías o cableado que puedan dañarse al momento de perforar el muro, o bien, consulta los planos del edificio para evitar cualquier contrariedad.

Antes de iniciar tu instalación de aire acondicionado, revisa que tu equipo no presente ninguna abolladura, golpe o alteración física; si encuentras un desperfecto, contacta a tu proveedor para tramitar el cambio del componente dañado (si tu equipo es de segunda mano, realiza la revisión en presencia del vendedor). Igualmente, corrobora que la unidad exterior se haya transportado y almacenado en posición vertical; de lo contrario, acomódala y espera un día para que el líquido refrigerante se asiente dentro del sistema.

Una vez que verifiques que tu equipo está en excelentes condiciones, es hora de despejar el espacio de cualquier objeto que pueda obstaculizar el trabajo; prepara las herramientas y materiales que ya conoces, sepáralas e identifica cada pieza y accesorio para evitar confusiones que retrasen la colocación.

En esta fase, verás que el personal técnico calificado sigue los siguientes pasos. No pierdas de vista el proceso ni dudes en pedir aclaraciones ante cualquier inquietud. Por supuesto, esto no quiere decir que desconfíes de las personas comisionadas para el montaje, sino que compruebes la calidad del trabajo al conocer la manera en que se lleva a cabo.

  • HAZ LAS MARCAS. Identifica el centro de la unidad interior con relación a la placa de sujeción; conociendo la ubicación de este punto, te será sencillo marcar su posición en el muro donde vayas a colocarla. Mide también la distancia entre el borde inferior del soporte y la salida del tubo del desagüe para marcar el sitio donde perforarás el muro. Finalmente, traza las marcas con ayuda del nivel y de la misma placa; hazlo con mucha atención, pues tu unidad debe quedar en perfecta posición horizontal.
  • COLOCA LA PLACA. Si el material de tu muro lo permite, usa un taladro percutor para agujerarlo. Mientras taladras, recuerda mantenerlo en posición horizontal y no olvides preparar una bolsa o una aspiradora para evitar la caída excesiva de polvo. Una vez que termines, coloca los taquetes y los tornillos apropiados para la placa (consulta el manual del equipo para conocer el diámetro adecuado). Finalmente, verifica la firmeza del soporte; si sientes que se mueve o despega ligeramente, revisa que tus tornillos sean los indicados.
  • PERFORA EL MURO. Utiliza un rotomartillo equipado con una corona perforadora de 65mm para atravesar el muro con limpieza (una vez más, toma en cuenta el material de tu estructura). Al perforar, hazlo en una trayectoria ligeramente inclinada, de tal forma que logres un agujero en pendiente descendente. Esto evitará que el tubo de desagüe retenga residuos de agua condensada.
  • PREPARA LOS CONDUCTOS. Comprueba que la tubería refrigerante de tu unidad se encuentre en buenas condiciones; al retirar los sellos, deberás escuchar el vacío, lo que te indicará que no presenta fugas. Posteriormente, dobla los conductos de cobre en un ángulo de 90 grados y ligeramente inclinado hacia la parte inferior del equipo para asegurar que pasen con facilidad a través de la perforación en el muro. Al hacer el doblez, procura que sea lenta y pausadamente, puesto que una maniobra rápida y continua puede causar estrangulamientos en los tubos. Una vez que hayas completado este paso, sólo resta conectar a la unidad el tubo del desagüe y recolocar los sellos en la tubería para evitar que se ensucie a la hora de empujarlo al exterior. 
  • CONECTA LOS CABLES. Esta fase es la más sencilla del proceso de instalación de aire acondicionado. En ambas unidades, encontrarás una tapa que protege las conexiones de alimentación; retírala y coloca los cables según indiquen las etiquetas y el código de color. Cerciórate de atornillarlos correctamente, ya que una mala conexión puede provocar daños al sistema electrónico de tu equipo.  
  • INSTALA LAS TUBERÍAS. Alinea los tubos refrigerantes, la manguera de desagüe y el cable de alimentación. Asegúrate de colocar el conducto del agua condensada por debajo de los otros, para que así el desagüe sea fluido; después, envuelve las tres piezas con el aislante de espuma de poliuretano y séllalo con cinta de embarrilado. De esta manera, resguardarás los conductos de las condiciones ambientales y facilitarás su cruce hacia el exterior.
  • MONTA TU UNIDAD INTERIOR. Una persona debe empujar el cableado hacia el exterior mientras otra carga el equipo, lo acerca hacia la pared y finalmente lo coloca en la placa de sujeción. Con ayuda del nivel de mano, verifica que la unidad esté en posición horizontal, ya que una posición inclinada podría causar problemas con el desagüe del agua condensada.

Completados estos pasos, resta colocar la unidad exterior, proceso de la instalación de aire acondicionado que comprende los siguientes pasos:

Instalacion-de-aire-acondicionado-en-mexico-naves-industriales
  • SELLA LA PERFORACIÓN. Usa la masilla para rellenar los huecos alrededor del cableado hasta que el agujero en tu muro quede completamente tapado. Algunos modelos de aire acondicionado incluyen accesorios para cubrir la perforación y reducir su impacto estético.
  • PROTEGE EL CABLEADO. Para garantizar una mayor durabilidad de tu tubería refrigerante, así como de la manguera de desagüe y del cable de alimentación, te sugerimos colocar sobre la espuma de poliuretano una capa de aislante para radiador, la cual les brindará una protección adicional contra las condiciones ambientales de tu entorno. Asimismo, puedes aislar aún más el cableado por medio de una tubería de PVC asegurada al muro con abrazaderas.
  • MONTA LA UNIDAD EXTERIOR. Coloca su soporte a una altura menor a la de la unidad interior. Este soporte cuenta con rieles que cargarán el equipo, por lo que debes ajustarlos perfectamente. Por otra parte, considera colocar amortiguadores de goma entre los rieles y el aparato, a fin de disminuir las vibraciones y reducir el ruido que pueda producir su funcionamiento. Es importante que esta unidad también quede en posición horizontal, lo que garantizará que el compresor opere con una lubricación adecuada.
  • VINCULA LAS UNIDADES. Conecta la tubería de cobre para enlazar ambos equipos. Recuerda no apretar demasiado la unión de las cañerías, pues podría barrerse y causar filtraciones del gas refrigerante. Posteriormente, usa la canaleta de plástico para proteger el cable de suministro energético. En cuanto al tubo de desagüe, sólo dirígelo hacia el lugar donde quieres que desemboque (usualmente es un recipiente).
  • HAZ EL VACÍO. Utiliza la bomba de vacío y un árbol de carga con manómetro y vacuómetro para constatar que la presión dentro de los tubos sea la indicada en el manual de tu equipo. Cuando termines este procedimiento, tu instalación de aire acondicionado habrá terminado, por lo que sólo resta conectar la unidad al suministro eléctrico, encenderla y esperar a que su activación se complete. Para comprobar que funciona correctamente, selecciona el modo de enfriamiento y baja la temperatura para que el compresor pueda arrancar su marcha. En estos primeros minutos de operación, deberás vigilar el manómetro y verificar que el equipo funcione bajo índices de presión óptimos.

¿Estás pensando en climatizar tus centros de trabajo? Somos la solución que buscas para tu instalación de aire acondicionado. Por más de 15 años, INEIN se ha posicionado a nivel nacional como una empresa líder en servicios de construcción a gran escala y adecuación de espacios comerciales, industriales y corporativos. Entre nuestras especialidades, está el montaje de sistemas diseñados para potenciar las actividades de los sectores económicos que, hoy en día, juegan un papel clave en el crecimiento de México. Contáctanos ya y solicita un plan personalizado para equipar tu negocio con la tecnología que necesita. Hazlo con excelencia, hazlo con innovación, hazlo con INEIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
× ¿Cómo puedo ayudarte?